El mundo al reves

En consulta con la psiquiatra, después de una entrevista similar a la que le hacen a uno cuando solicita un préstamo en el banco del estado, de una languida y desaliñada mujer "La Neira", con sus preguntas obedeciendo como a un manual del absurdo, metido en una obra de teatro, apática mina la Neira, me deja sin expoliación alguna, me lanza al vació de la apatía, me diagnostica un dolor de almorranas, como salida de un cuento del che julio, la neira no se apresura en creerme lo que digo, no me escucha, me trata de defensivo, de prepotente, me hace llorar, me angustia, me descompone La neira, hace globitos con sus apuntes, se vuelve patóloga, me saca las vísceras, las expone, y me achaca un mal al corazón, debo descartar, debo descartar, debo descartar, debo descartar, debo descartar, no creo no creo no creo. ¿Tanto la habrán engañado a La Neira, tantas licencias habrá extendido, tantas historias de papel habrá escuchado, sus dedos están retorcidos tanto escribir, habrá en estos años aprendido La Neira, que los individuos somos eso, seres individuales, ajenos cada uno, que la ciencia que practica es la mas difícil, La neira bosteza, se estira la media arruga del entrecejo, habré las pupilas y me dice que empecé la historia al revés, me pide que la denuncie, que busque a otro, que si no estoy conforme me valla a la mierda.

1 comentario:

Kiko dijo...

Es un hecho que no diste con la Neira ideal. Hay muchas que te harian bastante bien, que te levantarian del charco de penas acumuladas, y de los miedos que no nos dejan. Me dijieron por ahí que es difícil comenzar (o seguir) cuando no nos enfrentamos al pasado que queremos olvidar, tal vez, y solo tal vez, en ese caso te recomiendo hacer el intento, mas de lo que ya tienes (y me refiero a lo malo) no tendrás. Cuenta con nosotros.

Saludotes.