La chicha y la empana

SUerte de emocion repetida, el olor a empana, el olor a asao, el mismo que debe ser en cualquier otro lado, sin duda el heco de que nuestras fiestas patrias sean en septiembre con su primavera al aire, lleno de arreboles florecidos, de canto de pajaros diversos, las hace una fiesta muy especial, y septiembre se nos junta como un mes lleno de emociones, recordamos el Golpe del 73, se nos viene la primavera, y nuestros hijos nos piden que los llevemos a elevar volantines, todo esto sucede a nuestro.
El mejor lugar para trabajar en estas fiestas es sin duda un supermercado, recuerdo haber llegado hastiado al dia 20, pero satisfecho de tantos asados, de ver a tanta gente andando en otra, lleno de musica de la que le dicen Chilena.

3 comentarios:

eduardo waghorn dijo...

Cuando trabajé en Entel en el Shopping de La Dehesa, solía almorzar catando y degustando las abundantes promociones. De la vergüenza turbia pasé a un acostumbramiento rayano en la locura; no, na que ver e ahorro de plata, era la adrenalina de ver que, realmente, producto de mi amistad con "abundantes promotoras "(no leer anterior frase al reves...), estaba en mi poder almorzar free. Hasta caviar, te lo juro.
Después llegaban al stand a que les arreglara entuertos relacionados con sus móviles. Hasta ahí llegaba la parte exitante. NADA, entonces, es totalmente gratis.

paredro dijo...

la amistad parece que si

AM dijo...

Que es gratis y que no, es como preguntarse si existe la libertad. La pura Fe, el puro amor... esas cosas...