Adios carnaval, adios amigo


Han pasado los meses, los dias y tras estos han ocurrido pocas cosas, murio el papa de mi mejor amigo, y eso si fue bastante, el hombre se fue dignamente, tras una corta agonia cancerigena, la noticia me golpeo fuerte, me lanzo y me reubico. Escuchar a los amigos de mi amigo en el cementerio tambien me volteo, hablando de autos nuevos y casa con piscina, asi sin ni un respeto, en medio del campo que le llaman santo. Que alejado entonces el hombre medio, que lejos esta de la espiritualidad, los vi encerrados en sus camisas Nautica con sus pantalones Polo, hechos de seguro por algun niño explotado en China o Indonesia, hablando de materialidades, de estupideces, imbecilidades, para que, con que objeto, pobres parasitos indolentes, tendrian mas pena aquel dia si su auto 0 kilometros se hubiera rayado, o sus finos ropajes fariseicos se hubieran manchado con la mierda de algun kiltro rondante en el Parque del Sendero, que manera mas estupida de presentar sus respetos al que se iba, a la familia que se quedaba.
Los dolientes en tanto, aquellos que estaban abstractos en el sufrimiento de ver partir a tan agradable persona como lo fue Don Rene, sus hijos, su esposa la Olga, sus nietos para quienes sin duda supo ser un increible abuelo, de esos de pelicula, ellos si estaban triztes, embargados por el increible sentimiento de perdida, la Vale, hija de mi amigo, lloraba desconsolada, dejandome su pena un rastro indeleble en mi interior, ellos si sabian por que estaban ahi, al igual que sus hijos, que no dudaron en defender sus creencias frente al cuerpo del hombre, quiza deseando que tal discusion se hubiera dado en vida, quiza si se dio, lo ignoro, pero don Rene sin duda era un hombre que no estaba para reveses, en vida se presentaba como alguien respetable pero accesible, sin duda un hombre de caracter, unico, afable , un amigo mas muchas veces, un tipo genial.
Vaya pues mi pena por verle partir al patio he los callaos, vayan asi mis respetos.

1 comentario:

eduardo waghorn dijo...

Por acá se le recuerda. Vive en nuestros pensamientos.
Saludos cordiales.