Dia domingo de votaciones, a mediodia realizo el tramite sin contratiempos, al entrar a la sala de clases los vocales me aplauden, es que llevamos mas de una hora sin que venga nadie, me dice uno sonriendo, la fila del lado esta atestada de gente, mi voto ya decidido, solo espera por la raya, dejo fuera al chico y le doy preferencia al doctor, a ver que tal lo hace de senador.









El asado es en casa de mis padres, la reunion usa como excusa el hecho de que todos votamos por ahi cerca, la parrilla esta dispuesta el diente no se hace rogar y ya cerca de las cuatro nos sentamos, a una gran mesa, agradable compañia, risas y comentarios apropiados al dia, luego en la tele comienzan los aburridos recuentos, todos queremos inevitablemente que gane la mina, no se si por evitarnos la lata de ir a votar nuevamente o solo por preferencia, el dia pasa lemtamente, casi frugal, entretenido, lo que queda de el es la repeticion, lo mismo de hace seis años, la gracia de ver el papel rayado de Lavin llorando, el miedo a Piñera, no por favor, los niños rien, juegan, me siento feliz, mis candidatos todos ganaron.

2 comentarios:

eduardo waghorn dijo...

Capaz que sale, en una de esas no roba.
Salute.

Alvaro Magaña Tabilo dijo...

Veo caras viejas, viejas caras. La felicidad ja ja ja ja es más voluble que las aguas ¿cuanto ravotril, alrazolam, fluoxetina, sertralina le hace falta al resto para cagarse un ratito de la sarri?
Eso es lo que me gusta del blog y que no tenía Or Jiefoyga, la ausencia de comments... aunque
Ga Gan Ugpoyone